5 muestras de que los eléctricos no son ninguna novedad | Car-Globe | Los autos son pasionales, la información también
Los coches eléctrico siempre han estado entre nosotros

5 muestras de que los eléctricos no son ninguna novedad

jul 21 • Galerias, Industria, Noticias, Principal, TrendingNo hay comentarios en 5 muestras de que los eléctricos no son ninguna novedad

Decir que el desarrollo en la construcción de vehículos eléctricos se encuentra «en pañales» es algo cierto y a la vez falso, ya que para inicios del Siglo XX, existían más autos con propulsión eléctrica que aquellos con motores de combustión interna. Además, para la década de los 60 se revivió la oleada de propuestas con este tipo de tren motriz que por miles de razones ajenas al hecho de que fueran absurdas, se abandonaron hasta recientes años.

A continuación, ahora te presentamos 5 conceptos de vehículos eléctricos fabricados mucho antes de que se concibiera la idea su uso como una alternativa al uso amigable con el medio ambiente.

Estos autos fueron pensados como una opción divertida, potente, estilizada y con un propósito de uso real, que por diversas circunstancias fracasaron.

Le Jamais Contente – 1899 

Fabricado por Camille Jenatzy, este coche fue bautizado como «El nunca contento» por el desarrollo tan errático que mostró en su construcción. En su momento rompió el récord de ser el primer automóvil en la historia en superar los 100 kilómetros por hora como velocidad máxima.

Contaba con una carrocería en forma de torpedo compuesta por una aleación llamada «partinio» que estaba compuesta de aluminio, tungsteno y magnesio, lo cual lo convertía en un vehículo extremadamente ligero (1,450 kg) en relación a la potencia que generaba. Era del tamaño similar al de un modelo supcompacto actual y tenía llantas provistas por Michelin.

Estaba equipado con un paquete de baterías «Fulmen», el cual le permitía expulsar un equivalente de 67 caballos de fuerza.

Lo costoso y la complejidad de la instalación de las baterías hicieron que este vehículo se limitará a transitar muy pocos kilómetros.

General Motors Electrovair – 1964 

La primer propuesta de General Motors en la fabricación de vehículos eléctricos de producción masiva  llegó en 1964 con un modelo llamado «Electrovair», el cual comparte cifras de rendimiento similares a las provistas por los modelos Bolt y Volt de la compañía.

Un enorme paquete de baterías se encontraba en la cajuela. Éste tenía la capacidad de alcanzar cerca de 130 km/h 115  caballos de fuerza y un rango de autonomía cercano a los 120 kilómetros con una carga de seis horas. 

El problema era que después de aproximadamente 100 recargas, el paquete de baterías de 532 volts necesitaba ser reemplazado por la muerte de su vida útil, que además de tener un precio bastante elevado, dejaba gran cantidad de residuos tóxicos en el vehículo.

Ford Comuta – 1967

Construido sobre una plataforma que medía exactamente la mitad que la de un Ford Cortina, éste fue uno de los primero esfuerzos de Ford en la segunda mitad del siglo XX en fabricar un vehículo eléctrico de producción masiva, ya que a inicios de éste la compañía de Detroit fabricó un modelo denominado Model A, el cual era prácticamente idéntico al famoso Model T pero con motorización eléctrica.

En este desarrollo, Ford innovó con la colocación de las baterías debajo de los asientos -como la mayoría de los eléctricos actuales-, brindando mayor estabilidad, espacio y mejor manejo en términos de radio de giro.

Su construcción fue contemplada para ser vendida en mercados europeos como Italia e Inglaterra, más que en el público norteamericano. Sin embargo, fracasó a su limitado rendimiento en velocidad máxima y el alcance de las baterías, las cuales únicamente recorrían un promedio de 37 kilómetros por recarga.

Zagato Zele – 1972 

Construido a causa de la crisis petrolera en Europa de finales de la década de 1960, Zagato presentó este modelo en 1972 e inició su producción dos años después como un experimento que confundió a propios y extraños por la naturaleza de la compañía.

Resultó curiosa su ingeniería al ser un vehículo con caja de velocidades tipo manual –aunque en realidad era automática– de cuatro velocidades con sistema de tracción delantera y con un particular mecanismo que incrementaba la velocidad máxima del auto a partir del debilitamiento del campo magnético encargado de proveer la capacidad de torque.

Se ofreció en tres distintas versiones, 1000, 1500 y 2000, siendo ésta la tope de gama con un inusual equipamiento de 8 baterías de auto colocadas debajo del asiento del pasajero que brindaban la capacidad de recorrer un límite de 80 kms.

BMW 1602e – 1972 

el caso del BMW 1602e surgió en 1972 al ser presentado durante las Olimpiadas de Munich de ese año y tuvo el propósito de acompañar a los maratonistas y corredores de dicha competencia sin generar emisiones contaminantes y así estos, pudieran correr sin respirar el humo generado por los coches.

Este concepto se convirtió en el primer vehículo completamente eléctrico de BMW y marcó el inicio de lo que hoy son resultados deslumbrantes con el i3 y el súper híbrido i8.

El poder provisto en este vehículo estaba compuesto de un paquete de 12 baterías convencionales que se cargaban de manera directa o que podían ser reemplazadas de manera directa.

Actualmente, BMW parece liderar el espectro global de la electrificación de vehículos amigables con el medio ambiente, sin embargo, esto no ha sido a través de una ruta fácil, ya que aquí está el ejemplo que la marca bávara tardó más de 40 años de desarrollo en este tipo de tecnologías.

Idea original: http://www.petrolicious.com/unplug-and-hang-on-five-interesting-vintage-electric-cars 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »